Inicio » Descubrir » Pueblos de las colinas Cátaras » Fanjeaux, ciudad dominica

Fanjeaux, ciudad dominica

El campanario de Fanjeaux, con sus 360 metros de altura, resplandece cual faro en la llanura de Lauragais desde hace más de mil años. Su característica silueta, que destaca en medio de las colinas, es un punto de referencia familiar del precioso paisaje que le rodea, donde se alternan los cultivos y los campos de girasoles.

Situado en el cruce de importantes rutas comerciales, su emplazamiento ha estado ocupado desde el periodo galorromano. En este promontorio natural encontramos un «oppidum» denominado Fanum Jovis, que albergaba un santuario galorromano dedicado a Júpiter. Más tarde, en el siglo XII, Fanjeaux se convirtió en una poderosa ciudad fortificada, cuyo señor no era otro que el vizconde de Trencavel, bien relacionado con numerosas familias nobles. Guilhabert de Castres también tenía una casa de Perfectos en el interior del poblado fortificado. A la sombra de sus torrecillas, los talleres comunitarios de tejedores cátaros vivían al ritmo de la población local.

Esta fue la razón por la que Domingo de Guzmán decidió quedarse aquí entre 1206 y 1216 para recorrer los alrededores y predicar la fe católica. Sus sermones fueron eficaces, ya que antes de fundar la fundación de la Orden Dominicana, santo Domingo estableció en el monasterio de Prouille una primera comunidad de monjas reconvertidas al catolicismo. Así comenzó la leyenda dorada y empezaron a sucederse los milagros. A pesar de ello, los habitantes de Fanjeaux sufrieron la violencia de la Cruzada: al periodo de los combates verbales le siguió el estruendo de las armas. En 1209, Simon de Montfort instaló un cuartel general en Fanjeaux. Tras la muerte de santo Domingo en 1221, los dominicos recibieron el encargo del papa de participar en la Inquisición. Las actas de los procesos inquisitoriales llevados a cabo en 1246 nos transmiten las historias de numerosos habitantes de Fanjeaux, así como la dureza de los tiempos para las poblaciones y sus señores que, despojados de sus tierras, de repente se vieron obligados a huir y esconderse.

Situada en la ruta de incursión de los ingleses, la localidad fue quemada por los ejércitos del Príncipe Negro en 1355 y, posteriormente, fue rápidamente reconstruida. A mediados del siglo XV, el pueblo prospera gracias a la cultura del pastel. Todavía hoy en día, mientras callejeas por la ciudad, es posible que te cruces con un fraile o una monja dominicos: cinco comunidades religiosas, que viven en la ciudad dominica.

El convento de la orden de Predicadores

Fundado en el siglo XIV, este antiguo convento de la orden de Predicadores acoge hoy en día a los padres dominicos de la Sagrada Familia. Al fondo del jardín del convento, los restos de la Chapelle du Miracle perpetúan la memoria de un episodio de la vida de santo Domingo.

La iglesia

Catalogada como Monumento Histórico, la actual iglesia de Notre-Dame de l’Assomption se levantó sobre las ruinas de un edificio de origen románico, el cual fue edificado sobre los restos del famoso Fanum Jovis. El edificio actual constituye un bonito ejemplo del arte gótico meridional, con un rico interior barroco. Su imponente torre octogonal se puede ver desde varios kilómetros a la redonda y hace sonar regularmente su antiguo carrillón.

La casa conocida como Casa de Santo Domingo

En esta pequeño barrio llamado Bourguet San Domenge, se despliega una larga fachada, de la que destaca su puerta de madera tallada y sus vidrieras, que narran seis episodios de la leyenda dorada de Santo Domingo, futuro fundador de la orden de Predicadores. Los padres dominicos de Toulouse han hecho de esta casa un lugar dedicado a la memoria del fundador de su orden. Las vidrieras están firmadas por Jean Hugo, bisnieto del famoso Víctor Hugo.

Le Seignadou

Al final del pueblo, esta pequeña terraza situada por encima de la llanura ofrece la vista de una amplia panorámica. Las colinas ondulan, los campos de cultivo y las praderas se extienden a lo lejos hacia la Montagne Noire por un lado, el pico de Bugarach, el monte Valier y los Pirineos por el otro.

Itinerario artístico de Loïc Tellier

Saliendo de la Oficina de Turismo, un itinerario artístico te conducirá al corazón de la historia (aproximadamente, una hora y media de visita). A lo largo del pueblo se han colocado diez obras escultóricas, que representan diferentes episodios históricos. Estas obras te invitan a participar en la historia, a sentarte junto a ellas para escuchar los diálogos de los personajes que vivieron la turbulenta historia de este pueblecito con encanto (se pueden alquilar las audioguías en la Oficina de Turismo situada a la entrada del pueblo: 4 €/pers., o descargar gratuitamente la aplicación Au Cœur des Collines Cathares, para visitar Fanjeaux y sus rutas de senderismo).

15062020-DSC_6813

El Misterioso Hechizo

Esta búsqueda del tesoro está diseñada para niños de 7 a 12 años y facilita el descubrimiento familiar y divertido de la ciudad de Fanjeaux. La historia se remonta a 1199. Catarina tiene once años, sus padres son tejedores del pueblo. Encuentra un mensaje de su mejor amiga garabateado en un trozo de tela. Este ha desaparecido.

Al escuchar las historias y leyendas que le contaron sus padres, Catarina, preocupada, sale a buscar a su amiga. ¿Puedes ayudarlo en su misión, resolver los acertijos y frustrar las intrigas que se interponen como obstáculos en su camino para encontrar a Guilhem?